«

»

Mar 01

Puros y Vinos: Unidos para el placer!

Colón, en su primer viaje a las Antillas (1492), recibió como presente unas hojas secas de las que nada conocía. Eran hojas de tabaco. Y así llegó el tabaco al Viejo Mundo.

El Arte de Fumar:

El arte del fumar, esta íntimamente relacionado con la buena mesa y el buen vivir. Con los grandes placeres de la vida.
Hoy, el puro es un complemento ideal de la sobremesa luego de una buena comida.Y es precisamente al término de una buena comida cuando el broche de oro ha de ser puesto con un buen vino y un aromático habano.

El tiempo del que dispongamos nos permite elegir un habano que requiera más o menos tiempo para ser fumado e, incluso, el tipo de tabaco que se puede fumar en ese tiempo.
Saber catar/degustar un puro es básico para poder disfrutar plenamente de sus características organolépticas (sabor, aroma, etc.). Hay que agudizar los sentidos, al igual que cuando catamos un buen vino.
El placer que obtengamos dependerá mucho de su conservación y de cómo lo cortemos, encendamos y fumemos. Siempre se dice que catar/degustar un puro es algo personal y subjetivo.

El Ritual:

El ritual es una de las partes fundamentales a la hora de fumar un buen puro. No forma parte solamente de una puesta en escena estética y de sus modales. Es también una forma de seguir unas normas que componen la tradición y que tienen que ver con el mejor disfrute de un habano.
Debemos tomar nuestro tiempo, al igual que lo hacemos al descorchar un vino y dejarlo oxigenarse.
La elección, conservación, encendido y disfrute de un habano requiere la observación de unos pasos que nos llevan a sacar el máximo provecho de lo que tenemos entre los dedos.
Comience por observar la construcción, su flexibilidad, color y formato. No se lo acerque al oído apretando y girando el puro. Esto no conduce a nada y puede estropear la capa. No lo chupe -el caramelo sin palo ya fue inventado-. Esta rancia costumbre se empleaba cuando el humificador todavía no existía.
Hágalo todo sin prisas. Fumar un puro es pasar una hora con uno mismo.

La Nueva Tendencia:

Antiguamente junto un gran habano se disfrutaba de un Brandy, cognac, Ron o de deliciosos licores, pero los tiempos han cambiado, y actualmente hay una nueva tendencia: Acompañar el tabaco con un gran vino.

Un gran vino titno, como el Mabec – Varietal 100% “Don Enrique Fallardi” que, con su gran cuerpo es la pareja ideal para compartir un gran habano.
Con nuestro Pedro Giménez – Varietal 100% “Don Enrique Fallardi”, y si el plato fuerte es el pescado, la combinación es excepcional.
La comida por excelencia para acompañar los Puros es la cacería, pero puede ser suprimida por un buen corte de carne de res.

Para la sobremesa:

Nada mejor que suplantar su Brandy o Cognac preferido por nuestro Malbec Premium Varietal 100% “Don Enrique Fallardi” que, con su gran cuerpo y con su toque justo de madera, acompaña muy bien un gran habano.

Experimente! Disfrute de la vida!