«

»

Mar 08

El Vino y la Cultura (parte III)

Hollywood y el Vino: El Vino en las películas

Seguimos con el Jerez! Frases similares a “Bien, tráigame un jerez”, que pronuncia el protagonista de “Fiesta”, la novela de Hemingway llevada al cine por Henry King, se pueden escuchar en un sinfín de películas, tal y como revela un informe realizado por el director del Cine Club de Jerez, José Luis Jiménez, para la revista “Vinos de Jerez”, que edita el Consejo Regulador, quien con plena seguridad divide en cuatro grandes categorías el uso que se le da al jerez en las películas.

Medicinal:

En “Los caballeros las prefieren rubias”, de Jean Negulesco, Marilyn pide a un veterano admirador que le traiga un jerez para su resfriado. Esa “vis” medicinal del sherry también aparece, entre otras, en “Sombras y Niebla” de Woody Allen; “Noche en el alma”, de Jacques Tourneur o “La ciudadela”, de King Vidor.

Militar:

Nada da tanto valor como una copa de jerez en “Sangre, sudor y lágrimas”, de David Lean; “La hora final”, de Stanley Kramer o “Cinco tumbas al Cairo’, de Billy Wilder.

Académico e intelectual:

“Fresas salvajes”, de Ingmar Bergman, y “Tierra en penumbra” de Attenborough.

Gastronómico:

El aperitivo por excelencia está a sus anchas en películas como “El festín de Babette”, de Gabriel Axel; “Lo que queda del día” de James Ivory y “La gran comilona”, de Marco Ferreri.

Retomando el tema vinos… El valor mítico del vino es poderoso, y hasta un punto siniestro en la ficción. El cine potencia su continente y su contenido. En “Encadenados” (1946, de Alfred Hitchcock), las botellas supuestamente de vino que el protector de nazis Alexander Sebastien guarda en la bodega de su mansión contienen uranio. En “El prisionero de Zenda”(1952, R. Thorpe), una copa de vino envenenado endereza la historia de Ruritania y se la complica al viajero Rodolfo Rassendyll, que tendrá que doblar al rey Rodolfo V en el trono y en el corazón de la princesa Flavia.

Ni el fondo del mar se salva del vino. En la primera versión cinematográfica de “20.000 leguas de un viaje submarino”… ¿Qué se bebía en el «Nautilus»? Verne sugiere que «unas gotas de un licor fermentado» extraído «del alga conocida como Rhodimenta palmata».

En la película “Mr. Nice Guy” (El Super Chef – 1997) donde el genial Jackie Chan interpreta a un maestro cocinero con programa de televisión propio que es perseguido por una banda de narcotraficantes creyendo que tiene en su poder un vídeo comprometedor que puede dañarles. Giancarlo es el lider de la banda (interpretado por Richard Norton) y como todo malo de la ficción vive en una casa increible “de diseñador” con lo último en tecnología. En una escena de la película, destapa un vino con un “sacacorchos palanca” y pueden apreciar perfectamente cómo funciona este aparatito.